El contrato ágil de Artefacto Studio

Empieza a calar que la realidad líquida de Bauman ya es una vivencia que ha superado el cerco de compañías dependientes de hábitos de consumo vinculados con tecnología y afecta a todo modelo de negocio por más tradicional que sea. Como no, gracias al mejor evangelista de las bondades de la transformación digital: La Covid 19 y el experimento en que todo el mundo - y no como una forma de hablar- ha formado parte.

Es ahora cuando empezamos a considerar abrazar el “agilismo” en todos los procesos y proyectos, tanto internos como externos, lo que comporta a veces apalancarse en proveedores o colaboradores con los que establecer una relación contractual. Y aquí empieza el problema: No podemos seguir metodologías ágiles si el contrato que nos une nos limita a un marco, un presupuesto y un tiempo fijado. Aquí aparece el contrato ágil y como todo en este mundo “ágil” hay tantas posibilidades como contratos pero todos ellos comparten una base común: Primera fase de descubrimiento y a partir de ahí iteración por desarrollo generando valor constantemente.

No alt text provided for this image

Para encontrar una fórmula que nos fuera útil en Artefacto fuimos, como no, a la fuente de todo: El manifiesto ágil  www.agile-spain.org y ahí encontramos una de las máximas.

Colaboración con el cliente sobre negociación de contratos

Es para ello que necesitamos clientes colaboradores, así qué empezamos con este requerimiento. Si no, sorry not sorry, pero nuestros artefactos no son para ellos.

Así que nuestros contratos se basan en 3 fundamentos:

¿Exploramos juntos? Análisis de construcción de un marco común de oportunidad, objetivos y requisitos.

¿Qué hacemos este mes? Planificamos juntos que queremos y necesitamos “sacar” este mes. Dentro del presupuesto fijado y con el tiempo asignado: 3,5 semanas.

¿Hay que iterar? Lo decidimos juntos. Sí, el mundo cambia, las necesidades y sobretodo el conocimiento adquirido durante el desarrollo nos obliga a replantear rumbos. ¿Qué hacemos? ¿Invertimos horas discutiendo si estaba en el brief o no? ¿Si es un cambio de especificación o un error de implementación? Mejor en la siguiente planificación reconocemos esta acción o funcionalidad y lo solventamos. Verdad?

Todo sobre un backlog abierto y transparente con una clara visión del esfuerzo planificado y el real para ajustar según nuestros principios de relación con clientes con dos cláusulas muy cool: Money for nothing y Changes for free.

Este formato funciona para los sponsors (compradores) de nuestros artefactos.

¿El reto? Adaptarlo a la visión de un equipo legal que no entiende qué un miembro de su empresa quiera comprar algo, !Que aun no sabe lo que es!

Ahí estamos, trabajando y demostrando que abrazar el futuro sin saber que nos depara es, esta sí, nuestra nueva normalidad, donde el Future Proof está en juego y en un futuro que es presente.


Cuéntanos!