rotate handset

¿Un NF...QUÉ?

Es el nuevo palabro de moda, pero el concepto tiene miga... y lo peor: sí o sí, necesitas saber lo que es. ¡Vamos allá!

¿Qué es un NFT?

Imaginemos una acción de la bolsa. Un NFT es algo así como su equivalente en el mundo digital: a partir de ahora cualquier imagen, vídeo, sonido o texto que exista en Internet puede pasar a tener propietarios legales y un valor fluctuante que variará en función del interés que este "producto" genere en el mercado.

Los Non Fungible Tokens son códigos que permiten identificar estos archivos, atribuirles una autoría y autentificar a sus propietarios mediante tecnología Blockchain. Cualquier transacción o reproducción de estos activos queda registrada, dejando un rastro público sobre cualquier actividad que se haya generado a su alrededor.

Vamos a poner un ejemplo: el pasado mes de agosto el museo del Hermitage de San Petersburgo puso a la venta obras de Monet, Da Vinci y Kandinsky entre otras. No las originales, evidentemente, sinó que "tokenizó" digitalmente su valor. Dicho de otra manera, generó dos acciones por cada cuadro (dos NFTs): uno para el propio museo, y otro para el nuevo comprador. Estos nuevos propietarios - que pagaron grandes sumas de dinero, evidentemente - pasaron a poseer la mitad de los derechos de reproducción de estas obras de arte, aunque sólo en internet. Una jugada maestra para el Hermitage, que se las ingenió para encontrar una nueva fuente de ingresos, pero ¿y los nuevos propietarios?

A día de hoy existen casos de compra-venta que vistos desde la distancia, parecen dignos de manicomio. Es el caso de las ilustraciones Bored Ape Yacht Club, una colección de 10.000 dibujos de simios que inicialmente se pusieron a la venta por 300€ la unidad... y actualmente ya tienen un valor cercano al medio millón.

Evidentemente, la compra de todos estos activos se hace con criptomonedas, mayoritariamente Ethereum, así que si sube el valor de tu NFT, con un poco de suerte puedes llegar a hacerte rico. Pero... ¿para qué comprar estos derechos si cualquiera puede seguir reproduciendo estas imágenes en su web?


Aunque a primera vista parezcan lo mismo, hay que distinguir entre una simple imagen y un archivo NFT: son cosas distintas, en este último caso el archivo es como un programa informático que debe leerse en aplicaciones capaces de reproducirlos para entender toda la información que contiene, y sobretodo, que establece quién es su propietario en internet. Esto tiene infinidad de aplicaciones, sobre todo en el mundo del márketing y de la seguridad.

Al ser un programa informático el archivo se puede programar a lo largo del tiempo para que éste ofrezca distintas ventajas a su propietario. Si por ejemplo compro un disco éste me identificará como su propietaria, pero más adelante me podría ofrecer acceso a ventas privadas o premios como entradas VIP para un concierto. Y claro... unas entradas con tecnología NFT nunca podrán ser falsificadas. El disco incluso se podría programar para que su música cambiara cada mes y que fuera una obra en constante evolución.

En el caso de los artistas, los NFT también son la solución para garantizar que la reventa o la reproducción de una obra (un cuadro, por ejemplo) siempre beneficiará a su autor original. Se podrá seguir especulando con el precio de las obras, pero por lo menos los artistas que posean un porcentaje de su obra en NFTs cobrarán cada vez que se efectúe una venta.

¿Neoliberalismo?¿Especulación? Sin duda, pero ya veis que los Non Fungible Tokens también tienen su lado positivo.

En un futuro se prevé que cualquier contrato que firmemos pase a ser un archivo NFT, o que incluso los documentos de identidad se basen en este principio, así que más nos vale estar atentos.

Sea como fuere, los NFT están aquí para quedarse. Si ahora te tiras de los pelos por no haber comprado Bitcoins cuando era cosa solo de frikis, no te lo pienses dos veces: compra ahora o calla para siempre.


Cuéntanos!